Big-Data-seguridad

Si entendemos por seguridad la auto preservación, con todas sus derivaciones, entonces veremos que la seguridad va desde la protección de la integridad física de una persona, hasta la protección de su información personal a través de la cual otros puedan llegar a dañar a la persona. Seguridad es entonces el conjunto de prácticas que se pueden llevar a cabo para garantizar la preservación e integridad de un individuo. La tecnología afecta de manera directa esta preservación, porque aumenta tanto las posibilidades de proteger, como las maneras de atacar a una persona.

Para empezar, toda la actividad que actualmente cualquier persona desarrolla a través de la Internet es una gran fuente de oportunidades para ser dañados o ‘atacados’ en nuestra sensibilidad, y especialmente en nuestra confidencialidad. Por eso cada vez existen mayores aplicaciones diseñadas para nuestra seguridad. Por ejemplo el desarrollo de funcionalidades que impiden el acceso a determinadas páginas web puede ayudar a proteger a los niños que hacen uso de estas herramientas, que por lo demás son cada vez más y más extensamente utilizadas. También escudos de protección para impedir que virus u otras aplicaciones indeseables se instalen en los ordenadores domésticos han empezado a volverse más sofisticados.
La seguridad que la tecnología ofrece para las aplicaciones de la misma tecnología son las más evidentes, sin embargo otros aspectos de la seguridad también están transformándose gracias al desarrollo de tecnologías más y más precisas.

Como ejemplo evidente tenemos todos los dispositivos y sensores que actualmente utilizan la gran mayoría de grandes ciudades para vigilar lo que ocurre en sus calles. También existen nuevos tipos de cámaras micro, puestas en gafas y otros accesorios de uso corriente, que permiten una supervisión constante y una velocidad de reacción mayor para que las autoridades competentes puedan ayudar a los ciudadanos que se encuentren en situaciones de riesgo.

De la misma manera, los Smartphone que todos utilizamos actualmente también empiezan a volverse más sensibles a la seguridad. Un gran número de aplicaciones para aviso de urgencias y llamadas de ayuda empiezan a desarrollarse y lo que es más importante, a descargarse en los teléfonos de una gran cantidad de personas. Los localizadores que hacen uso de GPS son otro recurso que puede ayudar a recuperar objetos robados o a bloquear información de gran importancia.

En consonancia con esto, la inversión estatal en investigaciones para la preservación de la seguridad también ha aumentado, igual que el interés de compañías privadas por mejorar sus productos de seguridad. En el caso de las soluciones de negocio son cada vez más los esfuerzos hechos para garantizar que la información corporativa se mantenga fuera del alcance de personas inescrupulosas. De esta manera la tecnología se ha convertido en la clave esencial de la seguridad a nivel mundial, y es predecible que lo siga siendo.

- dexon

0 Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *