talleres-capacitacion-thu

El modelador de procesos es una funcionalidad normalmente asociada a las soluciones de Business Process Management (BPM). Esta herramienta permite diseñar procesos antes de llevarlos a la práctica concreta y saber en qué puntos puede haber atascamientos o problemas, gracias a la posibilidad de hacer simulacros de la operación. ¿Qué ventajas trae para una compañía contar con un modelador de procesos?

  1. Previsión de dificultades. Todo proceso tiene una serie de puntos débiles que si son vistos de antemano pueden ahorrarle a la compañía mucho tiempo y dinero. Para poder verlos antes de que se manifiesten y alteren el desarrollo de la operación, el modelador de procesos es esencial, porque da una perspectiva general de cómo se llevarán a cabo cada una de las actividades, quiénes serán los responsables, qué tiempos de reacción se establecerán, etc. Y de esta manera se podrá ver en qué condiciones los procedimientos pueden llegar a presentar problemas, por ejemplo cuando varios de los responsables están atendiendo tareas al mismo tiempo, o si hay varias tareas con el mismo nivel de prioridad y necesitan escalonarse con mayor detalle. De esta manera pueden establecerse planes de contingencia ante estas dificultades.
  2. Apertura de posibilidades. Muchas veces las entidades se estancan porque dejan de percibir las posibilidades que tienen de mejorar sus actividades, o de incluir nuevas actividades que otorguen más valor a los productos que ofrece. Esto ocurre porque sólo se presta atención a la actividad inmediata, y a resolver los asuntos que van saliendo a cada paso. Con el modelador de procesos los encargados pueden tener un panorama más amplio de las operaciones y pueden empezar a percibir posibilidades nuevas de mejorar y optimizar la operación, o de ver tiempos muertos que pueden usarse con nuevas operaciones o para la mejoría de las condiciones del equipo de trabajo.
  3. Diseño a la medida. Normalmente, cuando se implementa una solución de software para un negocio, esta tiene ciertas características que pueden resultar rígidas para las necesidades de quien la va a utilizar. Con un modelador de procesos es posible establecer con claridad cuáles son las verdaderas necesidades de la compañía, y saber cómo la herramienta de software puede adaptarse de la mejor manera a estas necesidades. Con un diseño previo de los procesos es posible ver variables tales como el número de personas involucradas, los tiempos requeridos, las prioridades, los permisos de acción, etc., para que la solución pueda adaptarse.
  4. Complejidad de los procesos. Si una compañía lleva a cabo diferentes procesos y la complejidad de cada uno es también considerable, entonces requiere de una planeación estratégica mucho más adecuada, sobre todo en lo relativo a la manera en que estos procesos simultáneos se articularán entre sí. Para eso un modelador de procesos es esencial.
  5. Mejora continua. Cuando se detectan falencias y no se cuenta con un modelador de procesos, es difícil arreglarlas adecuadamente. Sin embrago con esta herramienta es posible generar el cambio necesario para la mejoría en el diseño del proceso, y después introducirlo gradualmente y estratégicamente en la operación, sin alterarla significativamente.

Se pueden encontrar alrededor del mundo distintos modeladores de procesos algunos de los más conocidos son la solución de BPM de Dexon Software, BizagiBonitasoft etc.

- dexon

0 Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *