Blog 2 Agosto

En muchas escuelas de administración se prepara a los estudiantes para que puedan enfrentar la cambiante dinámica de los negocios. Esta enseñanza es fundamental porque efectivamente los negocios estarán llenos de transformaciones permanentes, debidas tanto a las necesidades internas del negocio como a las dinámicas del mercado global.

El cambio puede ser asumido de diferentes maneras según las escuelas que lo enseñen. En muchas se explica cómo debe aprovecharse el cambio para poner las condiciones a favor del negocio. En otras cómo tiene que tratar de reducir el impacto del cambio.

En nuestra experiencia hemos visto que, igual que en muchos otros aspectos, es necesario tener un justo equilibrio que permita que las transformaciones traigan provecho y que al mismo tiempo no traigan tantos daños al desarrollo de los procesos. Este andar en el filo de la navaja es un aprendizaje necesario.

Lo que es fundamental comprender es que cualquier cambio va a traer inevitablemente los dos aspectos. Trae oportunidades y espacios nuevos en los que se pueden desarrollar ideas innovadoras, pero también trae grandes riesgos que podrían afectar dramáticamente el desarrollo de las actividades del negocio.

La pregunta es entonces cómo aceptar el cambio, es decir, no rechazarlo de entrada para mantenernos en una zona cómoda, pero evitando al mismo tiempo la mayor parte de los daños que trae consigo. Nuestra compañía debe estar en capacidad de lograr este equilibrio para mantenerse a flote en las exigencias del mercado.

En primer lugar debemos estar lo más preparados que podamos a los posibles cambios. Para lograr esto contamos en la actualidad con todas las herramientas informáticas que han sido desarrolladas para la gestión de la información y el análisis de las tendencias y del comportamiento de nuestro negocio.

Si contamos con informes y reportes en los que se detallan los resultados de decisiones pasadas, y los contrastamos con las condiciones del mercado, podemos determinar si las transformaciones que asumimos tendrán éxito en las exigencias presentes. Esta es una manera de reducir en gran medida los riesgos que trae el cambio.

También podemos aprovechar mejor los cambios si contamos con una cultura digital en nuestra organización. La flexibilidad que ofrece la utilización de medios digitales, de la nube, del internet, de documentos en formatos digitales, etc., permite que cualquier cambio que hagamos pueda ser fácilmente revertido si lo llegamos a necesitar según las condiciones que aparecen.

Esto es así porque siempre se guardan registros y copias de seguridad de todos los documentos y de todas las actividades realizadas.

Si la tecnología está de nuestro lado, entonces el reto del cambio será aprovechado en su máximo, y evitaremos al mismo tiempo sufrir los problemas que éste trae consigo.

- dexon

0 Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *